Psicología

Pablo Marañón

La ansiedad es una respuesta normal a los eventos estresantes, o bien podemos decir, que es un mecanismo de alarma de preparación de un individuo para una respuesta física al peligro percibido. Sin embargo, cuando sucede fuera de lugar o está fuera de proporción, se convierte en el trastorno de ansiedad.

 

Es posible comprender mejor la naturaleza de la ansiedad observando qué es y qué no es. Por ejemplo, la ansiedad se puede distinguir del miedo de varias maneras. Cuando se tiene miedo, el miedo generalmente se dirige hacia algún objeto o situación externa concreta. El evento que se teme generalmente está dentro de los límites de la posibilidad. Es posible que se tenga miedo de no cumplir con una fecha límite, de no aprobar un examen, de no poder pagar sus facturas o de ser rechazado por alguien que desea complacer.

 

Por otro lado, cuando se experimenta ansiedad, a menudo puedes especificar qué estás ansioso. El foco de la ansiedad es más interno que externo; Parece ser una respuesta a un peligro vago, distante o incluso no reconocido.

Podría estar ansioso por “perder el control” de sí mismo o de alguna situación. O puede que sientas una vaga ansiedad por “algo malo que está pasando”.

 

La ansiedad afecta a todo tu ser. Es una reacción fisiológica, conductual y psicológica a la vez. A nivel fisiológico, la ansiedad puede incluir reacciones corporales como latidos cardíacos rápidos, tensión muscular, mareos, sequedad de boca o sudoración.

 

En un nivel de comportamiento, puede sabotear su capacidad para actuar, expresarse o lidiar con cierta situación cotidiana.

 

Psicológicamente, la ansiedad es una etapa subjetiva de aprehensión e inquietud. En su forma más extrema, puede hacer que te sientas alejado de ti mismo e incluso temeroso de morir o volverse loco.

 

El hecho de que pueda afectar a usted a nivel fisiológico, conductual y psicológico tiene implicaciones importantes para sus intentos de recuperación.

 

 

Un programa completo de recuperación de un trastorno de ansiedad debe intervenir en los tres niveles para:

 

 

  • Disminuir la actividad fisiológica de la ansiedad.
  • Eliminar el comportamiento de evitación.
  • Cambiar las interpretaciones subjetivas que perpetúan un estado de aprensión y preocupación.

 

 

 

La ansiedad puede aparecer en diferentes formas y en diferentes niveles. Puede variar en severidad desde una simple punzada de inquietud hasta un ataque de pánico en toda regla marcado por palpitaciones, desorientación y terror.

 

La ansiedad que no está relacionada con ninguna situación en particular, que aparece “de la nada” se llama ansiedad de flotación libre o, en casos más graves, un ataque de pánico espontáneo. La diferencia entre un episodio de ansiedad flotante y un ataque de pánico espontáneo se puede definir según si experimenta cuatro o más de los siguientes síntomas al mismo tiempo (la aparición de cuatro o más síntomas define un ataque de pánico):

 

 

  • Falta de aliento
  • Palpitaciones del corazón
  • Temblor
  • Aumento de la transpiración
  • Náuseas y dolor abdominal.
  • Entumecimiento
  • Mareos e inestabilidad
  • Sensación de desapego o falta de contacto contigo mismo
  • Sofocos o escalofríos
  • Miedo a morir
  • Miedo a volverse loco o perder el control de sí mismo.

 

 

Si su ansiedad surge sólo en respuesta a una situación específica, se llama ansiedad situacional o ansiedad pública.

 

 

 

Gracias por compartir y no olvides que te invitamos a escuchar nuestros diferentes programas de lunes a sábado de 7 am a 10 pm por ADR Networks.

 

Donde seguimos ¡Activando tus sentidos!

@adrnetworksmx

Pablo Marañón (Redacción ADR)

Producimos nuestros contenidos 100% originales en la Ciudad de México. Con 8 años de estar en el mercado, tenemos la mayor cantidad y calidad de contenido en radio digital y contamos con el equipo más completo y profesional de locutores de todas las radios online de México.

Compartir
close

¿Te gustó nuestro contenido? Danos un like!