Salud y Bienestar

Verónica Ortega

¿Cuántas veces han deseado poder regresar el tiempo y hacer o decir las cosas diferentes? Creo que a lo largo de los años he tenido esa sensación en varias ocasiones, cuando en vez de pensar y después actuar, simplemente reaccionó.

 

Me es más fácil reaccionar cuando llevo ya una carga, cuando no he resuelto ciertos conflictos y entonces, como diría un buen amigo, ya estoy pre-encabronada. En ese justo momento no encuentro otra forma, me gana lo visceral y cual remolino me sigo y me sigo. En algún momento, ya fuera del evento, de la emoción, de la víscera… me doy cuenta que lo pude hacer diferente.

 

Entra, entonces, la segunda parte del conflicto, no solo actué visceralmente, ahora me siento culpable por haberlo hecho y al llegar la noche, mi relación conmigo se vuelve realmente pesada. ¿Quién es nuestro peor juez? uno mismo, y me reprocho por horas, días, semanas, quizá años, la misma escena. Es lógico que ahora mi pre-encabronamiento haya aumentado, no solo con la situación sino conmigo misma.

 

¿Te ha pasado? ¿Eres parte de este círculo vicioso, donde parecemos camellos y a cada paso nos cargamos un paquete más, y en vez de vivir y disfrutar la vida, nos convertimos en burros de carga?; ¿siendo honestos quién quiere ser un burro de carga? ¡Entonces más limón a la herida!, me reprocho, me limito, me enojo, reacciono y me olvido de estar presente, dejo que el autómata que está dentro de mí haga lo que quiere.

 

¿Me encantaría que el asunto terminará ahí, sería algo como que además de las alucinaciones mentales y la ansiedad que estas nos producen no pasaría a mayores no? Pues NO, si pasa.

 

En este derroche de emociones intervienen un sinfín de procesos fisiológicos, bioquímicos, neuroquímicos, etc. Cuando el sistema nervioso simpático está activo, estoy en estado de alerta, estoy reactivo, preparado para la acción… y si me quedo ahí todas las horas de mi vida (o la mayoría) pues resulta que acabó agotándose, inflamándome, enfermándome. Los primeros síntomas son cansancio, insomnio, irritabilidad, falta de concentración, poca tolerancia a la frustración, aumento o baja de peso, dolores de cabeza, gastritis, colitis, estreñimiento, gripes frecuentes.

 

Bueno y a todo este drama, porque es un drama en verdad, ¿Qué hacemos? La mayoría de nosotros buscamos soluciones rápidas, tomar café o bebidas estimulantes, el uso de ansiolíticos o somníferos, salir de fiesta; ¿todas opciones muy válidas pero meros paliativos que no resolverán nada, por qué? Pues porque no van dirigidos a la causa real.

 

¿Qué hacer? 

Lo primero, si te encuentras en este cuadro de estrés, acude con tu médico homeópata de cabecera, él podrá orientarte acerca del estrés y cómo funciona en tu cuerpo, así como aportar medidas generales en tu dieta y actividad diaria para mejorar tu calidad de vida. Lo segundo, he aquí unos tips para no vivir en él hubiera y estar más en la presencia.

 

Emocionalmente:

 

– Las emociones son necesarias, pero no te enganches. Lo ideal es practicar el desapego, ¿es válido enojarse, llorar, berrear? ¡Sí!, una vez que lo hayas dejado salir no te quedes en esa casilla y avanza a la siguiente. TIP: si vas explotar ve al baño, a tu cuarto y aléjate en ese momento de la situación, expláyate y regresa.

 

–  ¿No te tomes las cosas personales, como bien lo explica el Dr. Miguel Ruíz en su libro los cuatro acuerdos, nadie somos el ombligo del Universo y si alguien hoy nos puso cara o nos contestó de mala manera o no nos escuchó, seguramente estaba inmerso en otra situación, te ha pasado no?

 

–Cuando algo te moleste o te haga sentir mal hablalo, sino con la persona directamente involucrada, si con una amiga; no necesitas que te resuelva el conflicto, solo que te escuche y con ese hecho el 90% del problema estará resuelto. (yo por eso amo a mis amigas, siempre dispuestas a escuchar: Eva, Pilar y María, seguro que un día se las presento).

 

– No te vayas a dormir enojado, no solo aplica con la pareja eh? Aplica en todas TUS relaciones. Antes de ir a la cama haz una reflexión y suelta cualquier emoción incómoda, escríbase o háblale y ya en calma acuéstate y descansa.

 

– Aprende a respirar y práctica la meditación antes de dormir. Con tan solo 5 minutos que le dediques a tu mente para relajarla, ella te dará horas de lucidez y armonía.

 

 

Físicamente:

 

– Haz ejercicio, si, es de vital importancia hacer ejercicio para tener un mayor control sobre nuestros impulsos. Con el ejercicio acrecentamos nuestra voluntad y con ello somos capaces de reaccionar menos y pensar más. Puedes hacer Yoga, Thai Chi o Box como yo si eres un poco más intensa, al final es sacar el estrés, liberar endorfinas y crecer la voluntad.

 

– Aliméntate sanamente: en efecto somos lo que comemos. Aléjate un poco de los excesos y la comida chatarra, esa déjala para el fin de semana. Una buena ración de ensaladas verdes, vegetales y nueces al día, te darán los elementos necesarios para llevar a cabo todos los procesos bioquímicos que requiere tu cuerpo para mantenerse en equilibrio.

 

–Acude a terapias de relajación: psicología, biofeedback, etc. Es una forma de darte mantenimiento, ¿no esperas a que tu coche se desvíe para llevarlo al taller verdad? ¿Le haces un servicio cada kilometraje no? Pues aplica lo mismo para tu cuerpo, cuídalo y amalo.

 

Para cerrar, lo más importante es perdonarte, recordarte siempre que no eres perfecto, pero si perfectible. Cada error es un área de oportunidad, de crecimiento, de evolución, aprovéchala.

 

Pide perdón, pero sobre todo perdónate a ti mismo y ante todo mal momento sonríe.

 

 

Comparte y te invito a escúchame en SALUD Y BIENESTAR todos los lunes de 7 a 8 de la noche por ADR Networks.

 

Donde seguimos ¡Activando tus sentidos!

@verortg

@salud y bienestar radio

@dra veronica ortega

Verónica Ortega

Médico Cirujano y Homeópata del IPN, especialista en nutrición clínica y trastornos metabólicos UNAM, diplomada en nutrición funcional Universidad La Salle, especialista en medicina funcional IFM. Consulta privada en la clínica Quantika Médica 2005 a la actualidad. La clínica se especializa en atención médica a través de la Medicina Funcional y Homeopática Directora del Programa Integral de Salud del SNTIMP 2012- 2016 Conductora del programa SALUD Y BIENESTAR los lunes a las 7 p.m.

Compartir
close

¿Te gustó nuestro contenido? Danos un like!